diumenge, 12 d’abril de 2015

NOS QUEDA LA ESENCIA

Os dejo con una historia real que me explicó un día una mujer a quien se le había muerto el hermano.

Aquello esencial es invisible a los ojos. 
Antoine de Saint- Exupèry 


Hace bastante tiempo, coincidí con una mujer que me explicó una historia; su historia verídica y personal.

El padre – su padre - afectado y dolido por la muerte de su hijo mayor reunió a sus otros hijos más pequeños y, cogiendo una botella de perfume y colocándola sobre la mesa de la cocina, los dijo:

- ¿Veis esta botella de perfume? Representa vuestro hermano.

Haciendo un movimiento brusco e intencionado, echó la botella contra el tierra.

La botella se rompió y los trocitos pequeños de vidrio quedaron esparcidos por el suelo. El padre continuó explicando a sus hijos atónitos y sorprendidos:

- Pues ahora ya no existe la botella, como vuestro hermano. Sólo nos queda su esencia. La esencia de vuestro hermano será el único recuerdo que nos acompañará por siempre jamás. Su esencia siempre estará en nuestra memoria. Guardadla bueno cómo si de un tesoro se tratara.

Cristina, nos queda tu esencia.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada