dijous, 22 de gener de 2015

EMOCIONES, SENTIMIENTOS Y ESTADOS DE ÁNIMO

Del mundo de las emociones aprendemos cada día algo más, a pesar de que pienso que sabemos poquíssim. Estos días hablaba con una conocida y reflexionábamos respecto la diferencia entre emoción y sentimiento. ¿Qué las diferencia? ¿Son iguales? ¿Es necesario diferenciarlas?

Diría que, ciertamente, la terminología no es lo más importante, pero algunas personas, aquellas a las que nos gusta filosofar e indagar en el mundo cognitivo, nos da para pensar y sacar conclusiones de algunos temas.

Personalmente pienso que emoción, sentimiento y estados de ánimo no son el mismo, a pesar de que la frontera entre las dos primeras no es fácil de delimitar y más clara con el último término.

Si buscamos la definición de emoción encontramos: Las emociones son reacciones psicofisiològicas que representan modos de adaptación a ciertos estímulos ambientales o de uno mismo.

Si buscamos la definición de sentimiento encontramos: El sentimiento se el resultado de una emoción, a través del cual, la persona que es consciente tiene acceso al estado anímico propio.

La explicación que hago de cómo entiendo yo la terminología a la que hago referencia es la que he encontrado más sencilla y fácil de entender. Tenemos tres cerebros; el emocional (cerebro límbico), el racional (cerebro prefrontal) y el de las sensaciones (cerebro de sensaciones).

El cerebro emocional es más rápido que el cerebro racional y ante un estímulo externo, es el primero en reaccionar. Imaginemos, por ejemplo, que voy andando tranquilamente por la calle y percibo que me cae del cielo un objeto desconocido. Mi cuerpo reaccionará, se moverá rápidamente, sentiré miedo, ansiedad, susto o excitación, mi expresión facial cambiará, se aceleran las palpitaciones de mi corazón, etc. Todavía no sé qué ha pasado pero he reaccionado físicamente para protegerme. Lo que siento en ése momento es la emoción. Pasados unos según el cerebro emocional envía la información al cerebro racional y éste piensa y razona qué ha pasado. Está claro, hace viento y ha volado una bolsa que ha debido de caer de algún balcón -me digo a mi misma. Esto forma parte del pensamiento, la razón y los aspectos cognitivos. En este momento podemos empezar a hablar del sentimiento. En éste caso estaríamos hablando del sentimiento de ansiedad causado por una emoción: el miedo. 

Emoción, sentimiento y estados de ánimo no tienen el mismo significado a pesar de que no es fácil diferenciarlos. Tiene que ver con el funcionamiento del cerebro y también con el tiempo y la variación y graduación que pueden sufrir las emociones.

En el Wiquipèdia he encontrado estos ejemplos que creo pueden ayudar a entender diferencias entre emociones,sentimientos y estados de ánimo.

Si a Paula le molesta que su esposo siempre deje tirado sus calcetines al acostarse, este genera en Paula una sensación de DESAGRADO y al mismo tiempo una emoción de ENOJO. Al sostenerse de forma continuada este tipo de evento, concluye en un SENTIMIENTO de DESAGRADO, que realimenta una emoción de IRA, encaminando a un sentimiento de FRUSTRACIÓN, que de alargarse en el tiempo y de no tomar otros datos en cuenta, acabará concluyendo en un estado de animo dominado por el ODIO.

Os adjunto también un esquema donde se especifica la modificación de algunas emociones que con el tiempo pueden pasar a convertirse en estados de ánimo. 

Veremos, salvo excepciones, como, a nivel general, la emoción tiene una duración corta, es intensa y responde a estímulos externos. En cambio, el estado de ánimo tiene una duración más larga, es menos intensa y responde a estímulos internos.

dimecres, 21 de gener de 2015

VISUALIZACIONES



Este curso, en la escuela, y paralelamente al trabajo socioemocional con el que educamos de forma integral, nos hemos marcado introducir y hacer sesiones de relajación y visualización con todo el alumnado. La finalidad es potenciar la capacidad de los niños de aprender a través de la atención, la concentración y la memorización de los aprendizajes; educar para tomar conciencia del cuerpo y de los sentidos; potenciar la creatividad y la imaginación y aumentar su autoestima personal.

Estudios recientes demuestren cómo, para aprender, ser creativo y sentir bienestar personal, es imprescindible estar relajado y tranquilo. Así, la visualización utiliza la mente calmada para contactar con el inconsciente y con los sentimientos más profundos de cada persona a través de la imaginación. Las imágenes y los mensajes visuales que enviamos a la mente pasan a formar parte consciente de nuestro pensamiento y contribuyen a hacer realidad los comportamientos o actitudes que nos cuestan de superar a la realidad. Joe Dispenza, quién experimentó en sí mismo las posibilidades de la mente para influir sobre el físico, dice: Creamos la realidad con nuestros pensamientos.

Los niños son unos magníficos soñadores y procesan el mundo que les rodea a través de las intuiciones, la experimentación y la imaginación de una forma natural. Es por eso que la técnica de la visualización da tantos bonos resultados con ellos: utilizan la mente calmada para contactar con el inconsciente y con los sentimientos más profundos a través de la imaginación.

Cuando proponemos una visualización a los niños hace falta, en primer lugar, estar muy tranquilo y partir siempre de la misma estructura:


Una parte inicial donde se prepara el cuerpo; la espalda apoyada a la silla o bien estirados sobre una estera en el tierra, las manos reponen sobre las piernas o la barriga si están estirados, tres respiraciones conscientes y profundas (abdominales en tiempos 4-2-4) y el sonido de una campana que invita a cerrar los ojos y a abandonar conscientemente el lugar donde somos para emprender un viaje imaginario a través de las sensaciones, las emociones y la creatividad.
Narración de la visualización.
Una parte final de despido del viaje para volver de nuevo al lugar real.
Se puede hacer un dibujo final de la visualización.Si se trabaja la atención, la relajación y las respiraciones, contribuimos a fomentar la conciencia de los sentimientos, el autoconocimiento, la creatividad y la mejora de las relaciones, promoviendo una formación integral, profunda y potenciadora de equilibrio y bienestar.

Leéis el qué y lo cómo de las visualizaciones que hace realidad con sus hijos Àngela, una madre de la escuela:




Si yo interpreto, por ejemplo, el dolor de cabeza de un hijo mío, como una tristeza por el hecho de no tener suficiente espacio conmigo a solas y, en lugar de darle una medicina, creo una visualización en la que sólo él y yo nos reencontramos en un espacio que le gusta y nos dibujamos uno "te quiero" en la arena o bien creo una estrella que le reconforta el corazón, para que se relaje y le fluyan palabras de amor para aquellos a quien quiere, y el pequeño ve que esto lo calma y le ayuda, quizás en próximas ocasiones, en lugar de tirones de brazo o tener momentos quejosos, estará más abierto a pedir de manera clara estos espacios. A la vez aprenderá también a interpretar sus dolores físicos, a verbalitzar qué siente, a pedir ayuda y consuelo, y aprenderá a autoconsolarse. Las visualizaciones potencian la seguridad emocional de los niños y los ayudan a canalizar miedos, dudas y envidias, facilitando que en un futuro se acepten y se estimen y, por lo tanto, sean estimados también por su entorno. (Àngela Ramón Boixaderas)