diumenge, 29 de març de 2015

LA VIDA ES MUCHO MAS QUE LAS TRAGEDIAS


La tragedia del avión en los Alpes franceses, o, si queréis, la masacre brutal fruto de una sola persona, ha llenado todos los espacios de la televisión y la radio.

Es normal que ahora se hable, sobre todo porque es surrealista, muy duro de llevar, porque hay mucho dolor junto, si contamos todas las personas muertas; el dolor de las familias, el dolor colectivo y el de todos los humanos que también lloran por el dolor ajeno.

Alguien me preguntaba hace dos días sobre el posible trastorno de la persona que estrelló el avión.

¿Por qué una persona decide poner fin a la vida de tantas personas con el gran dolor que comporta? -me decía. Una persona tan joven! ¿Cada vez hay más delincuencia, terrorismo y desastres sociales? ¿Cómo es que las noticias sólo hablan de desgracias? Esta es la gran pregunta: ¿Es que no hay noticias buenas y positivas? Está claro que hay, pero no son rentables. Son rentables las malas noticias; los desastres, de todo tipo y las tragedias con muertes humanas, entre otros.

Otras preguntas

¿Quienes permiten que esto sea así? ¿Donde quieren ir a parar? ¿Qué actitud pretenden imponernos? ¿Quieren tenernos atemorizados?

No me quiero entretener demasiado en el por qué sólo facilitan informaciones destructivas.

Hablemos de soluciones

Hay soluciones personales. Todos los lectores podemos reflexionar sobre cómo tiene que ser nuestra actitud ante las noticias trágicas y desastres humanos y naturales.

Pensemos propuestas constructivas, facilitadores del bienestar personal y esperanzadoras para continuar andando por un camino ágil y humanizado.

Teniendo en cuenta el círculo de influencias (una teoría que explica cuando vale la pena, o no, continuar preocupándonos por un tema) ni hablaré del que no puedo hacer, arreglar o mejorar, porque no está en mis manos. Me remito a hacer propuestas desde el ámbito donde yo puedo hacer algo, desde donde puedo hacer pequeños cambios de mejora social y personal.

En las escuelas se está haciendo una gran tarea para conseguir educar personas competentes y profesionales pero también autónomas, críticas, seguras y felices. Cada cual, desde su ámbito y entorno, trabajamos para mejorar este mundo desde nuestro àmbito y con una actitud consciente. Algunos ejemplos que tengo en la cabeza:

- Si escuchamos una crítica destructiva, la dejamos passar; o lo escuchamos para no tener problemas pero no nos la quedamos ni intervenimos para poner leña al fuego, ni difundirla.

- Si sale un comentario agresivo en el twitter contra personas; provengan de donde provengan, lo saltamos y no lo divulgamos.

- Podemos escoger canales de televisión con programas que nos ayuden a mejorar nuestra cultura i formación.

- Aprendamos a mirar la parte positiva de todo lo que nos pasa; pensamiento positivo y alternativo que podemos crear nosotros mismos. A veces no es nada fácil pero si conseguimos habituarnos mejoramos nuestra vida y el grado de sufrimiento personal.

- ...

Podemos escoger ser parte del problema de la humanidad, de la destrucción, del fatalismo,... o bien formar parte de la solución. Depende de nuestra actitud. Miremos asertivamente a todo y a todos, pero elijamos con qué y quien estaremos; a las situaciones y personas tóxicas las podemos mirar y comprender pero podemos decidir andar por caminos diferentes.

Protejámonos y mejoremos nuestro entorno cercano desde estas pequeñas y grandes actuaciones. Es un buen punto de partida. Ojalá fuéramos un modelo para nuestros gobernantes y periodistas.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada